07 enero 2008

Beijing Olímpico


El mundo debe poner la vista no sólo en las instalaciones deportivas, sino en los cambios más profundos prometidos ¿Juegos Olímpicos limpios en China?
Hasta ahora, Beijing no ganaría ninguna medalla por derechos humanos. Pero mientras avanza la cuenta regresiva para los Juegos Olímpicos de 2008, hay por lo menos algunas señales alentadoras.

En un año más la antorcha olímpica ingresará al recién construido estadio nacional de Beijing bajo el griterío de 80 mil espectadores y los juegos de 2008 habrán empezado.
En las 31 sedes competitivas de Beijing se dará una oportunidad única para ver a China en su aspecto moderno: la China del siglo XXI, una súper potencia económica, feliz por hospedar al mayor evento deportivo del mundo. Pero es más que eso.
Cuando, en 2001, Liu Jingmin, presidente del Comité a cargo de la postulación olímpica de China, afirmó que los juegos debían realizarse en Beijing (y no en Toronto, París, Estambul u Osaka), prometió que “al permitir que Beijing organice los juegos, ustedes ayudarán al desarrollo de los derechos humanos”.
Allí, en términos simples, hay un indicio de lo que las olimpiadas pueden también encapsular. Una oportunidad para que los países den pasos importantes a favor de los ideales de igualdad, libertad y derechos humanos.
Digámoslo abiertamente: el desempeño de China en derechos humanos es pobre. Trátese de la persecución de los miembros de Falun Gong, del hostigamiento y encarcelamiento de abogados y activistas locales, de la censura a los medios (incluida Internet), del uso de “evidencias” obtenidas bajo tortura, de juicios secretos y de la aplicación en gran escala de la pena de muerte, la situación es terrible.
Según Amnistía Internacional, la situación actualmente está empeorando, no mejorando, mientras se aproximan las olimpiadas. De hecho, hay incluso evidencias de que se persigue a los mismos activistas que trataron de llamar la atención a favor de la causa de quienes fueron expulsados de sus casas como resultado de los proyectos de construcción vinculados a los Juegos Olímpicos.
China no ganaría ninguna medalla por derechos humanos. Pero las cosas todavía están fluyendo y hay signos esperanzadores. China prometió abrirse más y establecer mayores salvaguardias en la aplicación de la pena de muerte. Prometió reformar su utilización de campos de “reeducación mediante el trabajo”, proceso de detención administrativa empleado a escala masiva.
Y en el escenario mundial, la resolución de Naciones Unidas respecto de una fuerza de paz para la asolada región sudanesa de Darfur, vio a los chinos respaldando los esfuerzos de la comunidad internacional de una manera constructiva.
Otro ejemplo es la bienvenida decisión de las autoridades chinas de levantar las restricciones al trabajo de la prensa internacional que cubrirá los juegos del próximo año. Pero ello sólo se aplicará hasta el 17 de octubre de 2008. ¿Por qué no puede seguir igual después de los juegos? ¿Y por qué la prensa local tiene que ser censurada en sus informaciones tanto durante como después de los juegos?
Algunos sostienen que deporte y política nunca debieran mezclarse, pero creo que esto es confundir el punto. Fui de los que respaldaron la noticia de que China hospedaría a los juegos precisamente porque confiaba y creía que esto, entre otras influencias, conduciría a una apertura, a un fortalecimiento y a una modernización de esta gran nación.

13 Comments:

Anonymous Felipe said...

China tendrá que cumplir su promesa de mejorar los derechos humanos, todavía tiene tiempo.

07 enero, 2008  
Blogger <>.rodrigo.<> said...

Sin duda una gran oportunidad para ver a la China del s.XXI,
tb oportunidad para el mundo y los derechos humanos que se cumplan.

07 enero, 2008  
Blogger valeria paz said...

Interesante punto de vista y que comparto en todo caso.
No te dejo comentarios pero siempre te estoy leyendo, tú lo sabes.

08 enero, 2008  
Blogger = / enzo / = said...

“al permitir que Beijing organice los juegos, ustedes ayudarán al desarrollo de los derechos humanos”.
creo que China no ha cumplido.

10 enero, 2008  
Anonymous Fernando Candia said...

Según Amnistía Internacional, la situación actualmente está empeorando, no mejorando, mientras se aproximan las olimpiadas.
Eso dice demasiado, y para mal de los chinos.

11 enero, 2008  
Blogger Jorge Ruiz said...

Estos comunistas no cambiarán nada, podrán poner una careta, pero los atropellos a los DDHH seguirán igual y peor despues de las olimpiadas.

11 enero, 2008  
Blogger anibal gutierrez said...

Es una oportunidad ara China, una verdadera apertura, pero será muy vapuleada por organismos de DDHH si no se ve un real compromiso de arreglar este asunto.

12 enero, 2008  
Anonymous Laura said...

China no va hacer nada, es como si los juegos los organizara Cuba, tampoco pasaría nada con los DDHH

12 enero, 2008  
Blogger Sebastian Rohan said...

No puedo opinar, desconozco si China ha tenido avances con respecto a esto.

13 enero, 2008  
Blogger <>.rodrigo.<> said...

RTX
21

14 enero, 2008  
Blogger Nataniel said...

La cuestión deportiva debe ir separado de la cuestión política. No puede ser una imposición.

15 enero, 2008  
Blogger david santos said...

Yo concordo con tudo que escribiste en tu texto.
Gracias por hacerlo.

26 enero, 2008  
Blogger Mauricio Setti said...

Creo que China ha avanzado bastente en temas de DDHH pero aún falta mucho.

26 enero, 2008  

Publicar un comentario

<< Home